A mi Maestro BKS Iyengar. En Silencio y en el Corazón...


BKS Iyengar

BKS Iyengar

Tadasana Samasthiti

TADA montaña. ASANA postura.
SAMA derecho, erguido, inmóvil. STHITI permanencia, estabilidad, firmeza.

• Colocarse de pie, erguido.
• Poner pies juntos, dedos, tobillos y talones en contacto. Desde los talones ensanchar las plantas y separar los dedos de los pies.
• Crear arcos en los pies levantando y estirando la cara posterior de los dedos, cuidando al volver a apoyarlos mantenerlos relajados (esto se aplica a todas las posturas de pie). En los pies están reflejados todos los órganos internos, y al dar vitalidad a las plantas, damos vitalidad a los órganos. Es necesario hacer llegar la inteligencia a todos los miembros del cuerpo y, comúnmente, la conciencia no llega a los dedos de los pies.
• Ver que el peso del cuerpo esté distribuido uniformemente sobre los pies.
• Llevar levemente el peso del cuerpo hacia los talones.
• Sentir un círculo, como una moneda, en el centro de los talones, y volver a equilibrar el peso uniformemente entre los metatarsos y los talones. Es común llevar el peso hacia los metatarsos porque la mente nos lleva constantemente hacia el futuro, y esto genera que inconscientemente traslademos el peso del cuerpo hacia adelante.
• Verificar que los talones internos y los externos ejerzan una presión uniforme sobre el piso. Es interesante observar cómo gastamos los zapatos para poner hincapié dónde debemos corregir nuestra postura.
• Alargar la musculatura de los laterales internos de las piernas desde las ingles a los arcos internos.
• Levantar las rótulas.
• Alinear y equilibrar la tibia con el fémur.
• Llevar la musculatura frontal (cuádriceps) de los muslos firmemente hacia atrás.
• Rotar levemente la musculatura frontal de los muslos de afuera hacia adentro. Para entender y sentir esta acción se puede colocar un ladrillo entre los muslos.
• Llevar la piel hacia el músculo y el músculo hacia el hueso, succionando los músculos hacia los huesos. Los huesos necesitan este trabajo para evitar la osteoporosis (Geetaji hace muchísimo hincapié en esta instrucción).
• Ver que ambas piernas reciban el mismo peso, ya que la tendencia es cargar más peso en una pierna que en otra.
• Compactar las caderas llevando las caras externas de los glúteos hacia la línea central del cuerpo.
• Llevar el cóccix hacia adelante.
• Ascender el hueso púbico.
• Erguir pecho y columna vertebral.
• Expandir los discos intervertebrales desde el sacro hacia el cráneo, creciendo, desafiando el efecto de gravedad. Crear espacio entre estos y sentir el aumento de la estatura hacia la coronilla.
• Ascender costillas flotantes (no adelantarlas).
• Mantener el abdomen pasivo llevándolo levemente hacia la columna vertebral; al hacer este suave movimiento, observar como el cóccix desciende levemente.
• Ascender la musculatura y la piel frontal del torso desde el pubis hacia el esternón y las clavículas; y simultáneamente, ascender la cara posterior del cuello.
• Mantener cuello y cabeza erguidos, y el mentón paralelo al piso.
• Descender la musculatura de la espalda desde los trapecios hacia la cintura como una cascada.
• Ensanchar hombros y clavículas alineados hacia los lados externos.
• Descender los trapecios, creando espacio entre los lóbulos de las orejas y los hombros, para liberar a las cervicales.
• Meter el borde interno y la base de los omóplatos; ensanchando la caja torácica hacia los lados para evitar achicarla.
• Llevar los brazos rectos hacia abajo, a los lados del torso, en línea con las caderas.
• Colocar palmas hacia los muslos, los dedos juntos y los nudillos se alargan hacia el piso.
• Alargar los laterales del torso llevando los brazos ligeramente hacia atrás.
• Meter la séptima cervical (o vértebra prominente); en su logro el pecho estará siempre abierto.
• Mantener la mirada relajada hacia adelante.
• Relajar músculos de la cara.
• Descansar la lengua en el piso de la boca y separarla del paladar; porque el cerebro está preparado para descansar sobre el espacio natural de la cavidad bucal (evitando la presión que ejerce la lengua).
• Relajar la mandíbula, y al hacerlo, extender esa relajación a los oídos.

Este asana debe construirse desde sus cimientos, siendo estos las plantas de los pies hasta alcanzar la cúspide que sería la coronilla; logrando una mirada global sobre todo el cuerpo para sentir su existencia y cercanía.
Este asana es de suma importancia; debido a que, en cuanta mayor atención brindemos a la forma de pararnos, mayor será la percepción de nuestros defectos de postura.
Antes de aprender a pararnos de cabeza, debemos aprender a estar de pie. Todos los defectos al permanecer de pie repercuten en la columna, y en consecuencia en la mente, ya que es la columna la que mantiene al cerebro alerta.
Guruji siempre pide ir de lo más basto a lo más sutil; asimismo, recomienda la calidad y no la cantidad.

Alternativas de trabajo para perfeccionar Samasthiti.
1. Acostarse de espalda en el piso, con las plantas de los pies sobre la pared; flexionar levemente las rodillas (sin despegar los pies de la pared); estirar las rodillas nuevamente y observar, detenidamente, como la musculatura de la espalda desciende y las lumbares se acercan al piso, mientras los glúteos descienden alejándose de la cintura.
2. De igual forma, pararse de espalda a la pared, doblando las rodillas y dirigiendo los glúteos hacia abajo. Observar y descubrir como al ir estirando las rodillas la musculatura de la espalda desciende y las lumbares se acercan a la pared, mientras los glúteos descienden alejándose de la cintura. Tomar conciencia de la sensación de calma en la espalda baja que brinda el acercar las lumbares la pared. Mantener esta acción siempre.
3. Una práctica para abrir el pecho alto: Colocarse de pie, erguidos, con los brazos estirados a los lados del cuerpo y colocar las palmas mirando hacia los muslos. Rotar los hombros, abrir las clavículas y girar las palmas hasta que queden a 90 grados respecto de la posición anterior (los meñiques deben mirar hacia la pared del frente). Sentir el efecto de apertura en el pecho axilar; sin que se modifique la posición del pecho, volver a rotar las palmas para que finalmente queden mirando hacia los muslos como al inicio.


"Todo lo que se levanta se eleva hacia el techo. Todo lo que se apoya desciende fuertemente hacia el piso." Geeta Iyengar.