A mi Maestro BKS Iyengar. En Silencio y en el Corazón...


BKS Iyengar

BKS Iyengar

Urdhva Hasta Dandasana

URDHVA arriba, hacia arriba.
HASTA mano.
DANDA apoyo, bastón, vara.

• Colocarse en Dandasana. Revisar cada una de sus acciones partiendo desde las plantas de los pies hasta la coronilla de la cabeza.
• Levantar los brazos rectos hacia adelante hasta la altura de los hombros, quedando paralelos al piso, palmas enfrentadas y paralelas entre sí, dedos juntos y rectos.
• Descender los trapecios, creando espacio entre los lóbulos de las orejas y los hombros.
• Meter el borde interno y la base de los omóplatos hacia la caja torácica; sentir cómo los brazos “retroceden” y encajan en la articulación de los hombros, brindando firmeza y estabilidad a estos últimos.
• Observar que no se pierda ninguna de las acciones de Dandasana.
• Exhalando*, levantar los brazos rectos hacia arriba de la cabeza intentando colocarlos en línea con las orejas, palmas enfrentadas y paralelas entre sí, dedos juntos y rectos.
• Cuidar que la cabeza no se desplace hacia adelante.
• Descender hombros y trapecios.
• Meter el borde interno y la base de los omóplatos hacia la caja torácica.
• Rotar los tríceps acercándolos a la cara. Esta acción es de suma importancia ya que libera las cervicales y posibilita la penetración de la séptima cervical, logrando la apertura del pecho clavicular.
• Mantener los codos rectos. Recordar que estos son el “cerebro” de los brazos.
• Extender la cara frontal de los brazos hacia el dedo meñique.
• Extender desde el pulgar la cara posterior de los brazos hacia abajo, fijándolos hacia los omóplatos.
• Levantar el mentón y mirar que las palmas estén exactamente enfrentadas y paralelas entre sí. Observar cómo la rotación de los tríceps hacia la cara brinda libertad de movimiento en el cuello.
• Regresar el mentón paralelo al piso, manteniendo cuello y cabeza erguidos, mirada hacia adelante.
• Volver a observar que no se haya perdido ninguna de las acciones de Dandasana en este asana.
• Exhalando, bajar lentamente los brazos rectos y firmes por los costados hasta colocarse de nuevo en Dandasana.

Este asana es de suma importancia ya que nos enseña a mover los brazos hacia adelante y arriba sin perturbar la posición de nuestro cuerpo en Dandasana. Asimismo, nos hace más perceptibles a entender la apertura de la caja torácica, el alineamiento y alargamiento de nuestra columna vertebral, la activación de los omóplatos, etc., etc.
El trabajo de brazos en este asana, y su relación con las diversas acciones en diferentes partes del cuerpo, es fundamental para entender y realizar asanas como Paschimottanasana, Janu Sirsasana, Trianga Mukhaikapada Paschimottanasana, Marichyasana I, entre otras.
El llegar a colocar los brazos en línea con las orejas, sin modificar la estructura correcta del torso, es una tarea ardua. Nunca se debe sacrificar la posición correcta del torso por llegar a colocar los brazos en línea con las orejas. Este logro se irá alcanzando a medida que el pecho se vaya abriendo. Ocasionalmente, se recomienda hacer Urdhva Hasta Dandasana con la espalda sobre una pared para perfeccionarlo.

*En Yoga in Action  en Tadasana Urdhva Hastasana se da la instrucción de exhalar para evitar que los principiantes eleven los hombros y adelanten las costillas flotantes, como generalmente lo hacen con la inhalación; mientras que, en la misma publicación, en Urdhva Hasta Dandasana se levantan los brazos desde Dandasana  hacia arriba de la cabeza con una inhalación. La práctica con madurez y humildad nos enseña que es lo más conveniente para cada practicante.


"El trabajo duro y la humildad son esenciales para la práctica espiritual." BKS Iyengar.